tu opinion sobre el ahorro esta relacionado a tus ingresos

Tú opinión sobre el ahorro está relacionado a tus ingresos.

Imagina que pudiéramos representar a la población mexicana dentro de una sala con 100 personas y les pudieras preguntar a cada una su opinión respecto al ahorro, para tu sorpresa descubrirías que cerca del 90% respondería que consideran el ahorro como algo importante y tu primera impresión sería, “¡Vaya, que gran cultura financiera hay en México!”.

Les pides amablemente a las personas que no les interesa ahorrar salir de la sala, y siguiendo con la misma línea les preguntas a las personas que se quedaron: “Tomando en cuenta que consideran el ahorro como un aspecto importante, ¿Cuántos de ustedes destinan una cantidad de dinero mensual para ahorrar?”. De las personas restantes, solo unas 60 personas levantan la mano, a lo que te dices “Bueno, no es lo que esperaba, pero podríamos estar peor”.

Despides a los que respondieron con una falacia, mientras a los 60 restantes les preguntas acerca de cuáles son los mecanismos a los que recurren para ahorrar. Te llevas una mano a la cabeza cuando descubres que 25 de esas personas ahorran a través de mecanismos informales como tandas o bajo el colchón. “Bueno, no es lo óptimo, pero por lo menos ahorran”, piensas para tus adentros tratando de justificarlos.

Te restan 35 personas que usan los sistemas financieros, pero omites diferenciar entre cajas de ahorro popular, casas de empeño y similares por temor a que tu frágil corazón no pueda soportarlo; y solo para descubrir que 30 de ellas ahorran para las vacaciones de fin de año u otros proyectos a corto plazo. Dejando escasas 5 personas que tienen proyectos a largo plazo.

Al terminar el ejercicio te es inevitable albergar un sentimiento de molestia y frustración, pero pones en manifiesto tus buenos modales y evitas decirles lo que piensas sobre su concepción del “ahorro”.

¿Por qué no ahorran las personas?

Por una simple razón: ignorancia.

Se estima que el 1% de la población mundial tiene el 80% de todo el dinero que existe. Alguna vez leí que, si se repartía la riqueza mundial entre todas las personas que habitan este en planeta, solo bastarían 10 años para que ese dinero fuera a parar en las mismas manos de las personas que lo tienen actualmente.

Me agrada este ejemplo porque resalta que la única diferencia entre ricos y pobres es su mentalidad en relación con el dinero, sin embargo, esta narración por si sola puede ser engañosa porque da por hecho que los millonarios tienen su dinero en efectivo u otros activos en papel.

Todo su capital lo tienen en empresas que les generan flujos de efectivo y repartido en diversos activos porque su enfoque está en generar, aumentar y consolidar su patrimonio, mismo que a su vez es el legado a sus hijos para continuar con el ciclo. 

Por su parte el problema con el resto de la población es que al no planificar a largo plazo no permiten a su vez generar ni legar un patrimonio. El ahorro a largo plazo es la base de la pirámide patrimonial porque es lo que da certeza a los proyectos a futuro.

Cuando una persona normal ve $100 pesos y los gasta sin remordimiento, una persona educada en ámbitos financieros sabe que ese dinero significa $1,745 invertido al 10% durante 30 años. 

El ahorro es un hábito, y como todo hábito es necesario cultivarlo con la práctica y la perseverancia, por eso siempre es recomendable iniciar a desarrollarlo cuánto antes en la vida porque es el primer paso para mejorar tu relación con el dinero y en consecuencia tu estilo de vida.

Y tú, ¿tienes algún esquema de ahorro?

 

Hasta la próxima.

Tu amigo,

-Alberto Robles.

Si te gustó y encostraste algo de valor, comparte a un amigo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
un viejo proverbio recita:

"El mejor momento para plantar un árbol pasó hace 25 años, el siguiente mejor momento es hoy."

¿Qué estás esperando para reunirte con un asesor financiero y comenzar a hablar sobre tu futuro?

Da clic en el enlace y SIN COSTO nos comunicaremos contigo para orientarte sobre todo lo que podemos hacer por ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *